Vaticano

La Iglesia católica se enfrenta a un brote de los tradicionalistas, que rechazan a Francisco y apoyan la misa tridentina

(Libertad Digital. Yésica Sánchez).

El ala más conservadora ha logrado sumar nuevos apoyos dentro y fuera de la institución, para preservar los ritos preconciliares.

La crisis desatada por la ruptura con Roma de las monjas clarisas de Belorado no es más que el reflejo de una batalla interna que se está librando en el seno de la Iglesia católica. Los tradicionalistas, que rechazan la apertura y modernización que supuso el Concilio Vaticano II, han vuelto a la carga.