El «milagro» de Costa de Marfil: de tener sólo 153 sacerdotes en 1984 a superar los 1.500 y abrir parroquias cada año

(El Debate. José Antonio Méndez).

Con semejante telón de fondo, la labor pacificadora de la Iglesia, sus llamadas a la conversión, su predicación sin rebajas y su auxilio material han resultado claves para aliviar a la población en su cuerpo y en su alma. El fruto de este testimonio de fe ha sido evidente: hoy el cristianismo es la religión más profesada del país, con casi el 40 % de población, y mientras en 1984 había sólo 153 sacerdotes marfileños, hoy hay 1.573 y 756 seminaristas repartidos en 10 seminarios diocesanos.

Continue reading..